Un plugin de WordPress puede realmente marcar la diferencia

Hay blogs para dar y tomar y realmente muchos de ellos se repiten, otros son casi indistinguibles entre sí, y otros los guardamos porque nos interesa lo que dice el blogger de turno. O llegado nuestro momento no queremos resistirnos a la idea de crear el nuestro propio, dándole realmente nuestro toque. Sin embargo, ¿cómo podemos hacerlo? Tal vez un par de plugins de WordPress nos ayuden a dar el aire diferente que estamos buscando.

El número de plugins que WordPress ha ido poniendo en marcha se cuantifican ya en 25.000. Esto significa que las posibilidades para personalizar nuestro blog han aumentado, y que solo es cuestión de buscar y localizar los plugins que mejor encajen con nuestras necesidades.

Ahora bien, ¿cómo podríamos entonces definir lo que es un plugin? Básicamente son componentes de código o software que garantizan la visualización del contenido en Internet y que no están diseñados para que lo procese directamente Firefox. En este paquete se incluyen normalmente formatos de archivos patentados como videos, audio, juegos en línea, presentaciones, y otros. Otro ejemplo de plugins con los que trabajamos cada día son las extensiones o complementos de los navegadores web como Chrome o Firefox.

Lo mejor de los plugins es que pueden ayudarnos a implementar muchos elementos que queremos que se muestren en nuestro blog. De hecho, es justamente esta versatilidad en los plugins de WordPress lo que hace que siga siendo el CMS por excelencia.

¿Qué podemos hacer con los plugins de WordPress?

Uno de los plugins más conocidos de WordPress es WooCommerce ya que invita a crear una tienda online, y actualmente muchas empresas que han comenzado a vender sus productos en la red se han decantado por esta opción. Entre las funcionalidades que contienen están: la creación de productos y organización de los mismos por categorías (fotos, videos, audios). Asimismo, cabe la posibilidad de agregar otra serie de atributos a los productos. Otro elemento muy importante es el que corresponde con una variedad de sistemas de pago y envío, así como gestión de gestión de los mismos.

Otra de las salidas que más se estilan en estos momentos es la de crear un portafolio para completar nuestro cv, o para mostrar los trabajos realizados, entre otros fines. Y es que es sin duda en el ámbito laboral donde el portafolio está sobresaliendo más. Puede marcar la diferencia a la hora de ser contratado al permitir incluir tus trabajos recientes y mostrar tu marca personal, sobre todo, para profesiones como diseñador gráfico, editores, ilustradores, fotógrafos, periodistas, diseñadores de interiores, y otras tantas. En el fondo ya es complicado decidir para cual profesión no es relevante tener visibilidad en la red de redes.

Escribí esto el 8/11/2016

Tu comentario

Usamos cookies para obtener datos estadísticos de su navegación y poder ofrecer publicidad contextual de terceros

ACEPTAR
Aviso de cookies